La “revolución cultural estilo HK” arrasa Hong Kong con un baño de sangre

  • Redacción: Buddy Ant
  • Corrección de pruebas:  Shuaihu
  • Edición: Carlos

Las autoridades de Hong Kong impulsan una amplia reforma de los planes de estudio, acusando a los maestros de Hong Kong de corromper la mente de los jóvenes en contra de Hong Kong y China, mientras la Oficina de Educación promete eliminar a las “ovejas negras” entre los maestros.

            Desde el comienzo de las protestas en Hong Kong en 2019, el Partido Comunista Chino ha argumentado que el sistema educativo de Hong Kong trae un problema fundamental que los maestros expresan libremente sus opiniones políticas, lo cual ha enfurecido a sus homólogos de China y Hong Kong. Acusa además que el   Sindicato de Maestros Profesionales de Hong Kong (HKPTU) ha defendido a los “maestros problemáticos” dándoles el apoyo sin tener el miedo a las autoridades.

            Irónicamente, el vicepresidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) y Ex Jefe Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, dijo el 18 de febrero: “HKPTU no debe convertirse en un paraguas para proteger a los maestros problemáticos”. Lo más absurdo es que en agosto de 2019, Leung también creó la “Fundacion 803″, con uno de los objetivos del trabajo que es: cuando los padre quieran hacer una denuncia en contra de un maestro, la fundación le ayudará a informar y reclamar a la Oficina de Educación de Hong Kong.

            Los partidarios del establishmente han promovido la criminalización de la expresión para crear un efecto amedrentador en los maestros, con intención de silenciarlos. Muchos de ellos han sido denunciados de forma anónima.  Un número incalculable de maestros han sido acusados como culpables de mala conducta profesional, y algunos tienen inclusive el título de maestros revocado por la Oficina de Educación, y la HKPTU les ha apoyado a estos maestros víctimas para que busquen justicia por medios legales.

Lo peor de todo es que recientemente el Consejo Legislativo de Hong Kong ha seguido persiguiendo a los maestros. Varios miembros pro-establishmente de la Subcomisión para el Estudio de los Libros de Texto y el Material Didáctico para las Escuelas Primarias y Secundarias han exigido la instalación de cámaras de circuitos cerrados de televisión en todas las aulas con el argumento de que es imposible controlar la actuación de los maestros en clases. Este escenario es equivalente a la Revolución Cultural en China de hace 50 años, cuando se fomentó una cultura de denuncia mutua en todos los niveles sociales. Hong Kong ha sido siempre una sociedad justa y equitativa.  Pero poco a poco se está convirtiendo en una sociedad autoritaria.

En el periodo excepcional, los policías ilegales tenían privilegio de actuar de manera feroz e intrépido ante la cámara. Ahora, el Consejo Legislativo también quiere utilizar las cámaras para amenazar a los maestros leales colocando cámaras de vigilancia en muchos lugares para poder vigilarlos y acusarles de cualquier “delito” en cualquier momento.

La Revolución Cultural al estilo de Hong Kong arrasa la isla con una tormenta sangrienta. El pueblo que promueve ahora la Revolución Cultural en Hong Kong no es el mismo pueblo de Hong Kong que busca la democracia, sino son secuaces de las autoridades comunistas de China y a sus agentes en Hong Kong. Ellos empiezan con la educación de los niños, lavándoles el cerebro desde la temprana edad, enseñándoles a ser tontos para aprender la historia distorsionada, logrando paso a paso de que “China y Hong Kong sean una sola familia”, así induciendo una forma de vida sin ningún sentido de seguridad para finalmente convirtiéndose en una nueva realidad y la acepten con naturalidad. ¿Vale la pena a quedarse y a seguir amando a una patria controlada por el Partido Comunista Chino?

0
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments